¿Qué problema tienes de empezar de nuevo?

0

Tuve la suerte, a través del programa Lidera, de recibir unas sesiones de coaching con una estupenda persona. En esas reuniones trabajamos “como me gustaría ser de mayor”: un sueño. Y soñé que quería un trabajo en el que yo organizara mi tiempo, en el que tratara con gente interesante y sobre todo, que pudiera ayudar a los demás. Y de ahí surgió todo…

Anteriormente yo ya había realizado algún cambio en mi vida laboral que me ayudo a comprender que cuando uno se quita los miedos y es capaz de realizar las cosas con pasión es difícil que vayan mal.

Yo soy economista de profesión y después de varios años de directora financiera en una multinacional, me ofrecieron ser directora general de una empresa de logística. Menudo cambio!!! Los seis meses que duré en ese puesto fueron el mejor master que he tenido e y en donde me di cuenta de lo que no quería en mi vida: jornadas laborales de 15 horas, abandono de mi familia, estrés hasta hacerme perder peso,…  Después de 10 días de vacaciones me incorporé al trabajo y recuerdo como lloraba en el coche según conducía hacia la empresa. Después de una semana pensé que tenía que ir al médico que eso no era normal y en ese instante reaccioné y me dije: “No hay trabajo ni sueldo que merezca que te tomes una pastilla. Tienes que dejar el trabajo.”

Esa misma tarde me fui a ver a mi familia y comenté la situación. Hoy todavía me emociono cuando pienso el apoyo y la comprensión que tuve de mi marido. Al día siguiente presenté mi baja.

En ese momento me sentí liberada, pero ante una decisión tan precipitada luego vienen los miedos. Recuerdo ese mes de agosto en Valsain; tenía la cabeza embotada, no tenía ni idea de que hacer con mi vida laboral. Sabía que necesitaba tiempo pero a la vez los miedos de descolgarme del mercado laboral venían a mi cabeza continuamente.

Llego septiembre y decidí apuntarme a un curso del INEM de comercio exterior. No quería quedarme en casa, sabía que eso me hundiría. Allí también lloré. Me acuerdo cuando fui en tren hasta Vallecas y me senté en mi pupitre con todos los demás. Yo pensaba: ¿que hago aquí? Si hasta hace un mes era directora general con un precioso coche de empresa, ¿que pinto aquí con toda esta gente y viniendo en tren hasta la otra punta de Madrid? Fue muy duro aceptar que mi vida laboral comenzaba de nuevo de cero y que estaba exactamente en la misma situación que el resto de mis compañeros de clase. Allí da igual lo que hayas sido.

Y empecé de nuevo…Una amiga me ofreció que si le echaba una mano con las finanzas de su empresa, pero que no me podía pagar. Acepté, eso sí, con una pequeña tarifa de 10 € la hora. En esta vida, y hablando en términos laborales, lo que no cuesta no se valora, eso también lo he aprendido. De ahí, surgió la posibilidad de hacerme cargo de un departamento de desarrollo de un nuevo negocio dentro de la misma compañía y allí me quedé durante tres felices años. Eso sí, todavía me faltaba algo, no sabía que, pero siempre lo tome como un trabajo temporal. Estando allí es cuando conocí los cursos del programa Lidera y donde haciendo las sesiones de Coaching me dí cuenta de lo que quería en mi vida. Quería ser coach y ayudar a otros a ser felices.

Me puse a leer todo lo que pude y más sobre Coaching, me puse a ahorrar, y cuando calculé que tenía independencia económica para que esto no me agobiara durante un tiempo, dejé el trabajo, eso, sí, ahora completamente consciente de las consecuencias.

Desde entonces me estoy formando como coach, colaboró con proyecto solidario Vitala y he empezado a formar mi propia empresa de coaching y otro proyecto muy especial “pequesolidarios”, para educar a los niños en la solidaridad.

Y que me digo todos los días: todo lo que hagas desde el corazón y con pasión, difícilmente te va a salir mal,…,y si no funciona, ¿Qué problema tienes de empezar de nuevo?

Mar actualmente desarrolla su actividad profesional como consultor de negocio y como coach. Como coach se ha formado a través del programa de Co-Active Coaching Augere y The Coaches Training Institute .

Lo que más me motiva de mis trabajos son las relaciones humanas. Ayudar a personas y organizaciones a descubrir sus valores y pasiones para que vivan conforme a ellos. Ese es mi gran reto.”

Con el coaching, además, quiero aportar mi granito de arena a proyectos solidarios. El 10% de las cuotas que recibo de mis clientes las dono al Proyecto Vitala o a cualquier otro proyecto solidario que el cliente elija

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here