HILOS SUTILES que tejen LA MAGIA de la vida

0

A menudo se ha comparado el curso de la existencia  con la creación  de un tapiz: la parte delantera presenta un orden y unas formas delimitadas mientras que la parte trasera es desordenada y un caos de hilos enrevesados. Esta imagen sirve para hablar de los hilos que trenzan la biografía y le aportan, a pesar de la complicación y el desorden, relieve, comprensión y coherencia.

Robert Johnson, uno de los discípulos de C.G. Jung que más ha contribuido a difundir su obra y su psicología, utiliza la expresión ‘hilos tenues’ (slender threads) para referirse a esos hilos conductores que, a modo del alma de un collar, van enlazando acontecimientos azarosos que comparten un denominador común, una complementariedad, un sentido inherente las más de las veces oculto bajo las apariencias.

Dichos hilos conductores son invisibles y no se pueden controlar ni dirigir por parte de la personalidad, por eso es más fácil ignorarlos o subestimarlos. Sin embargo, si nos adentramos en la hondura de toda vida humana, o en la de la Historia humana, descubrimos conexiones sorprendentes, vínculos absolutamente inesperados, giros simbólicamente anunciados, unido todo ello por un deseo, un origen o una dirección…

Sin que intervenga la voluntad o la lógica, se vuelve a los mismos lugares (con roles distintos quizá), se tropieza uno con las mismas personas (personas no habituales), se reencuentra uno con espacios similares, se abren y se cierran etapas en el mismo punto. La vida no es una línea recta sino circular – y, de repente, el círculo se convierte en una espiral.

Estos hilos están fabricados con materiales dispares, tanto internos (dones, anhelos, cualidades y defectos)  como externos, aprovechando elementos de los reinos terrenales (piedras, árboles, animales de todo tipo…)  y espirituales (ángeles, guías, maestros…). Los cuentos de hadas, mitos y leyendas son relatos aderezados con seres y objetos mágicos de los que  todo depende: una libélula, un enanito, un abracadabra, una lámpara… símbolos de esas pequeñas cosas que pueden o podrían cambiar el flujo o la vivencia de los acontecimientos si se les concede o concediera importància.

Son estos hilos sutiles los que tejen la trama de la vocación. Cuantas veces el azar interviene con señales, pistas, indicios, sueños… y también síntomas. Famoso azar, que recibe nombres diversos: casualidad, caos, destino, providencia…. No siempre se detectan de inmediato: a veces, hasta que no se encadenan los hechos y se adquiere cierta perspectiva no se percibe su unidad. En ocasiones, no es tan adecuada la pregunta del porqué pasan las cosas sino la del para qué pasan. No es el origen sino la finalidad la que da razón de existir. A veces, pues, la respuesta está en el futuro – y, mirando atrás, los hilos se hacen visibles y evidentes.

Prestar atención a estos tenues hilos favorece, conduce o confirma la vocación esencial y permite anclarla y desarrollarla a un ritmo ecológico.

http://www.in-vocatio.com

Conoce los cursos próximos de In-vocatio:

28 y 29 octubre: Modulo Inconsciente colectivo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here