Amado Intruso

0

Y llegó el intruso… SI, así lo sentimos, como un elemento que viene a perturbar el equilibrio que tanto nos había costado conseguir en el tiempo de convivencia con nuestra pareja… Y de repente, alguien mas que se instala en nuestra casa, ¡para siempre!

La paternidad es una experiencia maravillosa, única, sin embargo nos puede pillar desprevenidos ya que hay parejas que se desequilibran ante la noticia de la llegada del primer hijo y su posterior vivencia.

Existen dos momentos dolorosos en el hombre, dos grandes hitos que marcan su vida, donde tiene que separarse de quien ama. El primero es el de la separación de la madre. En un momento de su vida, el joven tiene que decir adiós al mundo de la madre y elegir el de los hombres, si no lo hace nunca crecerá como adulto. Decir adiós no es nada fácil y, como dice Peter Bourquin: “Para poder vincularse es imprescindible poder asumir el dolor de la despedida”. Es decir, esto provoca un fuerte dolor en el hombre que sale a la vida.

Igualmente sucede cuando nace el primer hijo, el hombre tiene que separarse de se pareja y esto es doloroso también.

Y ¿cómo vivimos los hombres esta segunda separación?

celos del bebe uakixYa durante el embarazo es posible que hayamos experimentado algún tipo de rechazo ante los cambios físicos de la mujer embarazada y hayamos disminuido las relaciones sexuales, con los consiguientes pensamientos asociados que comienzan a menoscabar la relación. Y aunque sepamos que al feto no le va a suceder nada, es tanta la ternura que sentimos hacia él que puede que, inconscientemente, no nos atrevamos a llevarlas a cabo. Y empeorar la situación si no la compartimos con nuestra pareja, si no compartimos nuestros miedos y anhelos.

Por otra parte, ella puede pensar que ya no la deseas, o peor aún que tienes la vista puesta en algún objetivo fuera de la relación, es decir, que no la ves como tu amante.

Otra pregunta que nos hacemos es: ¿Volverá a ser todo como antes? Obviamente, la respuesta es negativa. Ahora comienza una nueva etapa y hay que comenzar a reubicarse en la relación de pareja y con el tercer invitado a casa. Nuestra figura comienza a menguar y eso no le suele gustar a nadie.

El hijo puede convertirse en el rey de la casa y desplazar incluso a los padres. Esta situación se presenta cuando ambos vuelcan toda su atención en el nuevo miembro familiar y se olvidan por completo de que tienen una relación que cuidar y que alimentar.

Desde el punto de vista sistémico y siguiendo los Órdenes del Amor de Bert Hellinger, la pareja es lo primero, luego viene el hijo, los hijos. Es un orden sistémico, si lo invertimos se producirá un desequilibrio importante. No podemos dejar desatendida la relación, ya que esta se nutre de un dar y recibir a partes iguales. Cuando nos volcamos sólo en dar (al hijo), la relación se diluye, comienza a sentirse desatendida y a sufrir.

Cuando nace un hijo este une a la pareja de por vida, la relación que se ha creado es la de ser padres de ese hijo.

Los padres dan y los hijos reciben y quien ha llegado antes al sistema tiene mas derechos, ya que antes de ser padres han sido pareja. Si el hijo siente que le dan todo, que se convierte en el rey de la casa, se convertirá en un tirano con los padres, sintiéndose en el fondo inseguro. Si los padres dan a la relación y también al hijo, aunque sea menos, este sentirá que la relación es fuerte y que puede crecer bajo su amparo.

Por lo tanto, trabaja por la relación y no olvides que nunca será igual que antes. Las fuerzas se han desequilibrado con la nueva presencia, pero se pueden reequilibrar si pones coraje y amor.

Luis Dorrego

luis dorrego uakix

Practicioner en PNL y formado en Constelaciones Familiares y Organizacionales, Inteligencia Emocional, Sinergología y facilitador de PSYCH-K. Miembro de AECOP (Asociación Española de Coaching Ejecutivo-Organizativo y Mentoring), Experto en Comunicación, Puesta en Escena y Superación del Miedo Escénico, realizo mi trabajo como formador alrededor del desarrollo psicofísico, el cuerpo expresivo y las emociones.

Actualmente también imparto cursos sobre Práctica de la Inteligencia Emocional, Asertividad y Relaciones Positivas, Negociación y Resolución de Conflictos, Educación Emocional para Padres y Profesores, entre otros. También soy facilitador de Psicoescena®, taller terapéutico para sanar heridas personales, así como de Constelaciones Familiares y Organizacionales.

Escritor teatral y autor de varios libros y publicaciones sobre la utilización de las técnicas teatrales en diferentes campos de la enseñanza, entre ellos, Dirección Escénica, Ediciones La Avispa, 1996, Técnicas dramáticas para la enseñanza del español, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Alcalá, 1997, Propuestas para dinamizar la clase de ELE, Editorial Edelsa, Madrid, 2006, Los lenguajes dramáticos del Naturalismo al Realismo Mágico, Editorial Ñaque, 2006, y Coaching a Escena, Editorial Ñaque, 2013.

Director escénico con una experiencia de más de veinticinco años, galardonado tanto en España como en el extranjero.

Desde 1985 he sido profesor en diferentes universidades, tanto fuera como dentro de España: Universidad Complutense de Madrid, Universidad de Nueva York, Universidad de Nueva York (NYU), George Washington University (GWU), Siracuse University, Universidad de Alcalá de Henares, Fundación Ortega y Gasset, Fundación Rafael del Pino e Instituto Cervantes, entre otras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here